Ningún golpe es igual a otro, aun siendo el mismo modelo de coche, por lo que tratamos cada golpe o abolladura de forma diferente, prestando atención a todos los detalles: trayectoria del golpe, profundidad… Todo ello para ofrecer el mejor servicio posible a nuestros clientes.